Indice Club Novias  Iglesia  Recepción  Preparativos Novia  Novio  Luna de Miel Bazar Nupcial
Publicidad

Contáctenos

 Inicio

 
                          

 

 

 

       

 

 

 

EL BRINDIS

SALUD!!!!

Ya se declararon el gran amor que se tienen el uno al otro frente a un numeroso grupo de sus amigos y familiares más queridos, ahora es el momento de mostrarles a ellos el cariño que les tienen. El brindis del novio y de la novia es la mejor oportunidad para demostrarles cuánto les agradecen su presencia en el día más importante de sus vidas. Así que, ¿Qué vas a decir? ¿Cómo vas a decirlo?

Para abrir el telón

 Por tradición, el padre de la Novia  es quien ofrece el brindis, y si el  padrino quiere hacerlo,  es la siguiente. Después de ellos, siguen ustedes: la feliz pareja. Hoy en día,  De hecho, cualquiera puede participar y divertirse. ¿Divertirse? Así es, además de ser un gesto muy dulce hacia todas las personas que han estado con ustedes en incontables momentos agrios y dulces (claro, todos antes que se comprometieran), el brindis de los novios también puede convertirse en el momento en el que por fin todo encaja en su lugar y pueden respirar tranquilos.

Lo que NO debes decir

No exageres. Si bien es cierto que debes hablar despacio y con la suficiente claridad, también lo es que no debes hacerlo por más de 3 minutos como máximo. Si hablas muy poco no es tan malo, pero si hablas demasiado, corres el riesgo de aburrir a tus invitados. Mantenlo simple. La anécdota que elijas contar deberá ser lo suficientemente general como para que todos puedan seguirla, bueno, no todos, si tu sobrina de 5 años no tiene ni la menor idea de lo que estás hablando ¡no hay problema!

¿Otra crisis potencial? La bebida. Es muy mala idea emborracharse en tu propia boda para empezar, pero estar tomado(a) durante el brindis, es lo peor que podrías hacer.

Quisiera agradecer a...

Cuando te levantes para realizar el brindis, tómate el tiempo de verificar el volumen del micrófono. La mayoría de ellos están diseñados para tener una mejor acústica a una distancia más o menos equivalente a la distancia que hay entre tu dedo índice y el meñique (con tu mano extendida).

Mantén claro lo que ya planeaste decir, este no es el mejor momento para improvisaciones. Esto aplica particularmente a tus agradecimientos.

En lugar de involucrarte en discusiones acerca de a quienes sí o a quienes no agradeciste (o parecer como el actor con lágrimas en los ojos y el Oscar en las manos), mantén las "gracias" sencillas, directas, hacia los más importantes: mamá, papá, familia, la nueva familia política, y amigos. Asegúrate de memorizar hasta la última palabra que dirás, para que puedas terminar el discurso haciendo un énfasis, de este modo, todos los invitados sabrán que habrás terminado y podrán levantar sus copas en alto. ¡SALUD!

 

El brindis; para ello te daremos los detalles que harán de este momento especial de tu fiesta, un evento grato y emocionante para todos.

Lo más apropiado para cualquier tipo de brindis es elegir una bebida suave y agradable que no golpee el paladar de tus invitados, para lo cual te sugerimos la clásica champagne, la cidra o un vino espumoso todo depende de tu presupuesto. Es sumamente importante que recuerdes que este tipo de bebida debe servirse fría, y que para resaltar el efecto visual, es preferible que uses copas altas de cristal, pues debido a la textura de la misma producirán más burbujas que en el caso del vidrio común.
 

Cómo escribir lo que se dirá en el brindis?
Si no saben ni por dónde empezar, aquí les damos unos consejos con los cuales podrán darse una idea de lo que van a decir en el brindis:

Hablen siempre con emociones y sentimientos...eso es mejor que algo ya escrito como un verso o poema.

Utilicen el humor, pero sin avergonzar a los novios y utilicen un buen lenguaje.

Eviten sacar a flote relaciones pasadas o las peleas o disgustos de la pareja que sepas.

Escriban todo lo que piensan en un papel y váyanlo formando a manera de historia. Léelo en fuerte varias veces para ver cómo les suena y edítenlo a un tamaño razonable. No lo hagan muy largo.

Pueden iniciar con algo de humor para atraer la atención y terminar con algo del corazón para conmover a los invitados.

Traten de memorizarlo pero no se preocupen si no lo hacen; lleven consigo unas pequeñas tarjetas con palabras clave.

Párense y preséntense con todos los demás. Hablen claro, fuerte y lento.


Agarren la copa, pero recuerden que sólo deberán levantarla ya que hayan terminado de brindar.

Si comienzan a reír o a llorar ¡no importa!, deténganse unos momentos hasta que pase el sentimiento.

Y lo más importante de todo ¡SEAN USTEDES!...no será necesario fingir si no más bien hablar desde el fondo de su corazón.